martes, 22 de junio de 2010

Pautas para niños con enuresis

Este artículo nos da orientaciones y pautas de actuación para niños con enuresis, es decir, para niños que se hacen pipí en la cama. También nos explica las diversas razones por las que un niño puede mojar la cama.

Su hijo tiene ya más de cinco años y algunas noches o casi todas aún se hace pipí. Estos pequeños "accidentes" empiezan a preocuparle. Vamos a darle unas pequeñas pautas de actuación para poder paliar este problema.
Lo primero que necesitamos saber es que cada niño tiene su propio ritmo. Este ritmo depende de su propia evolución y del lugar que ocupe en la familia(hermano mayor, pequeño...), de la tolerancia a la separación de la madre .En general no hay que preocuparse si un niño se haca pipí antes de los 5-6 años.

En cambio, si repentinamente un niño se vuelve a hacer pipí en la cama con frecuencia una vez que ya había dejado los pañales,generalmente debido a un acontecimiento significativo para el niño(divorcio, muerte de un familiar, nacimiento de un hermano...),es necesario consultar con un psicólogo infantil.
Causas:
Existen diversas razones por las que un niño puede mojar la cama
- Razones físicas:
- Sueño muy profundo.
- Vejiga pequeña.
- Razones psicológicas:
- Ansiedad ante situaciones nuevas: separación de los padres, nacimiento de un
hermano, cambio de domicilio, cambio de colegio...
- Excesiva sobreprotección de la madre, el niño sigue muy pegado a su madre, no
tiene ganas de crecer.
- Es un niño ansioso y la noche le angustia.
Pautas de actuación:
- Una vez quitados lo pañales no se deben volver a poner por ninguna razón.
- Evite reñirle cuando tenga un escape, esto le creará más ansiedad y angustia.
- Evite quejarse delante de su hijo y delante de otras personas, aunque crea que a él
no le afecta, es mentira el tema le preocupa. Seguramente su hijo se siente incompetente y avergonzado.
- No haga comparaciones con sus hermanos o amigos, lo único que conseguimos es humillar al niño.
-No use frases como "controlate", "haz un esfuerzo". Esto no funciona, tenga en cuenta que el hacerse pipí es un acto que el niño por mucho que lo intente no lo puede controlar.
- Evite que ingiera mucho líquido antes de acostarse.
- Levantarlo por la noche no sirve de nada, solo conseguimos que no moje las sabanas, pero así no ayudamos al niño, lo que hacemos es agravar el problema, ya que el niño no es consciente de que se hace pipí encima.
- No siga tratándolo como un bebé (dándole el biberón en el desayuno, vistiéndole, llevándolo en brazos...) y pedirle que no se haga pipí por la noche.
- Refuerce los progresos del niño.
- Pídele responsabilidades acordes con su edad.
- Desdramatice la situación. Si el niño se hace pipí pedirle que se cambie el pijama y que duerma en el lado seco de la cama. Al día siguiente, haga que él mismo ponga las sábanas y el pijama mojado en el cesto de la ropa.
Más información en el libro " Pequeños Problemas y grandes cuestiones" Christine Brunet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario